miércoles, 18 de agosto de 2010

Listo pero con errores en la página

Veo tus ojos barco de papel encayando en archipiélagos de ácido y barro, me tiembla el cuerpo, te sigo en la luz del redondel que apagó su mundo, cuando dejamos de ser niños...

miércoles, 11 de agosto de 2010

El gato

Entre la bola de hebras enigmáticas de mi cabeza

juegan sus garras desafinando la natural insolencia del alba,

minino tosco y manso, te mueves maquiavélico entre mis siembra

la que he dejado en el Nilo de mis enfermedades mentales.

Si veo tus pupilas dilatarse ¿sabes tú qué hora es en tu día?

Le robé su vestidura a Bastet y actúo detrás de tus retinas,

emancipaciones de maullidos entre ciudades silenciadas,

brusquedad en tus zarpazos…mi lengua destila sangrientas sílabas.

Mueves tu cola como si me blandieses una espada en la frente,

me dejas entonces la marca de tus purulentos vicios y desafíos:

Apofis muere entre tus colmillos… Ra se esconde entre tus bigotes,

al recorrer el víacrucis de los desequilibrios de la noche…lames…lloras.

Tus nueve muertes en una sola vida son embrujos y fantasmas,

me transformaré en Sejmet y si la unión fue blasfemia en días pasados

mi alcoba te contará el secreto del sexo entre leonas y gatos.

Dejaré que llueva tu saliva entre mi clítoris y mis pezones despiertos.

Felino astuto que lanzas flechas con estúpido rumbo,

cuando el demonio del rostro verde te posesiona,

desatas misas paganas en medio de cuaresma

y yo hija del pecado, con tu palabra me obsesiono.

Si aconteciere la evaporación de tus pasos sigilosos y sarcásticos

no habré de afeitarme las cejas: he de quemarlas para que no crezcan,

duelo eterno tendrá cabida sin piedra caliza que te envuelva.

En este infierno llamado mundo, coincidimos, miaufníficamente malditos.

Guerrero y amigo

Déjame sentarme un momento en tu jardín

pon a reposar dos girasoles en el agua

cierra los ojos y deja que sea yo… quien te hable

el camino ha sido largo, estoy cansada, escucha:

Debajo de la sombra de una montaña lloré,

por encima de las nubes quise buscar la felicidad

olvidé que sobre la tierra existían más de dos manos,

entonces entendí que debajo, encima y sobre: hay amor.

Tiende el alma sobre el mundo y siembra,

que tus lágrimas rieguen la semilla y florezca,

entiende que no se es viejo en la vida que te pide,

y la muerte aún no te reclama.

Sean pues mis palabras el faro que te alumbre

y que tu corazón la chispa en llama se convierta

niega tres veces tu nombre, el eco en sí se transforma,

catecismo sin cura, Biblia sin Dios: Uno en todo.

El Alfa y el Omega es de tu cabeza al cielo

de tus pies al infierno

de tu norte al sur

no coloques banderas, déjale sí, el Yo.

Un Guerrero lucha sin entregar toda su fuerza,

ama sin derrochar

sonríe, sin la espada hacia abajo

se rodea de aliados: Los que ya tienes.

Cables de alta tensión

Tensión y desatención de mis apresuradas hormonas

neuronas entre nebulosas, enredos y desarmes

cartas de a-b-c-darios, analfabetas por encargo.

Giro de tuercas desajustadas, campo minado,

orgasmos en mis dedos y vos del otro lado:

“Break on through to the other side…”**

Muerdo los hombros de la electricidad

me atrevo a caminar con pies mojados

entre los cables de alta tensión de mi neurótica

p

a

c

i

e

n

c

i

a

(**Break on through to the other side/Doors)

Las puertas

Distintivos prendidos del subterráneo

el café amargo que pide azúcar en triángulos

caminar, correr, girar entre espasmo y espasmo.

Tecnología de costumbre, desmayos y convulsiones

¿qué camino llega hasta donde está tu regazo?

Si me has tirado un mapa que está virado y sin brújula.

Aquí me tienes dando cabezazos en asfalto quebrado

toquecitos de pandereta entre tus dedos remarcados

y yo danzo al compás de tu cintura violentada.

Tus cenizas ligeras que roban de mis labios densos

en tanto que mis piernas son asfixia a la garganta del deseo

Jim Morrison canta: “Come on baby light my fire...”

Hippie de tiempos modernos,

busco la puerta que se abre y se cierra

entre el anochecer y el amanecer de tu divinidad.

¿Cuántas puertas más me han de faltar?

Desvelo en la Constelación de los Mansitos

Bosquejos:

La transformación de círculos oscuros al amarillo enfermo,

hojas que crujen después de la hoguera hecha a la bruja

los gemidos de la niña pervertida en su cuna.

-Túnel callado que te deslizas por mi esófago, cianuro dactilar-

En la mesa de póquer un Rey apuesta:

“Pongo el corazón recién cortado de una Princesa”.

Los cuervos juegan, el monstruo gana:

en su euforia le ha comido los intestinos a la amada.

Guitarra:

Arranca las hebras de la noche y lame su raíz ensangrentada,

malestares de tendones y cirrosis urbana,

el blues de su muerte próxima es estertor de la musa

en su alucinación pide los santos óleos:

**Cuando no puedo mirar tu cara

miro tus pies.

Tus pies de hueso arqueado,

tus pequeños pies duros.

Yo se que te sostienen,

y que tu dulce peso

sobre ellos se levanta.

Tu cintura y tus pechos,

la duplicada púrpura

de tus pezones,

la caja de tus ojos

que recién han volado,

tu ancha boca de fruta,

tu cabellera roja,

pequeña torre mía.

Pero no amo tus pies

sino porque anduvieron

sobre la tierra y sobre

el viento y sobre el agua,

hasta que me encontraron.

Falleces en mis brazos.

Un beso filoso arranca los dedos de tus pies inertes.

Marianna:

Escribo estos versos con la garganta cercenada de Telxíope

y te entrego el abrazo de Equidna,

su lengua será sueño eterno en tus pasos alejándose,

recogerás el fruto marchito de la siembra en tu campo estéril.

Canto al felino:

Que mis sentencias emerjan de las tinieblas

y se vuelvan lluvia de oro sobre tu cabeza

porque el bisturí en mi diestra disecciona tus fantasmas

y practico autopsias en tus temores, que luego…cremaré.

Necesito de tres puntos en el respiro de mi vano escribir

no me niegues pues, el maúllo diario que entierras en mi idiotez,

mas bien permite que mi poesía sobrevuele como un cóndor tu constelación

la que he creado sin visas, la que formé con bolitas de papel de china.

Termino así: Eros decapítame si he blasfemado en tu contra.

**Poema: Tus pies/Autor: Pablo Neruda

Rompecabezas

Enredándose en los recodos de tu fragancia volátil

goterones dactilares transitándote en espirales

dejan el rastro difuso del violeta de tus labios…

Gélidos pasos abren trecho a tus sudores que tiemblan,

cierro los ojos y se me pegan las esporas de tu dolor,

juego a clavar alfileres en tus pupilas negras

por ver si emerge el cosmos rojo de tus retinas-estrella…

Siento que me voy entre pausas y suspensos,

gritos azul cielo que se estrellan en piso gris

constelaciones formando tu sonrisa

eres mi asesina consentida, piel de demonio.

Tardes en las que trago fantasmas

y te los dibujo en acuarela vomitada por pinceles,

pelusa de lobos sacrificados, nebulosas de droga

elixires de brujas, geometrías espaciales.

Cubiertas amigables de libros que mueren

ahorcados por las manos de hojas viles

estalactitas en las profundidades de mis pensamientos

palabras huérfanas, vocablos rotos:

C

A

Y

E

N

D

O

Ella

Me llegan los pasos de sus fantasmas

el olor de las cenizas de su pensamientos,

los que en las noches de luna cargada

se incendian, se queman y se dispersan…

Silencio… ¿cuántos silencios le hablan?

Es ella con sus cuchillas, es ella cuando grita,

cuando sus venas se le inflaman en decadencia,

cuando su cintura se mueve con una samba y así… fulmina.

Tormentosa el alba que le toca la ventana,

gira su cabeza y dispara con su lengua alguna idea… deforme.

Escribe guiones de suicidios anunciados,

pero lo que nadie sabe es que la muerte es su aliada, se besan y no discuten.

Ella que hunde mis sienes en el ácido paso de su aire,

entre sus piernas encontraré el caribe azul que se le desborda…

Déjame ahora ser yo quien te escriba unos versos subversivos:

“La nada que en el dormir alocas y tientas,

entre las sábanas que ahorcarán mi intento de escape,

arriba del satélite que no ves, por debajo de las escaramuzas tempraneras

cuando las libélulas juegan a sacarse los ojos por placer..allí estaré”

Necesito del conjuro de la vida y de la muerte,

sacarme los pulmones, tenderlos en tus sogas a la sombra de tu palma

si acaso lograra conversar un minuto con tu sombra bipolar

sé que solamente me respondería: “¡Ah qué caray!”

Sufriré, sí, sufriré por ti… a todos: por ella

porque el dolor no es sinónimo de infierno

es el paraíso cuando al fin logre sacrificar mi alma en su bravo mar

y le diga mientras me hundo: ¡Es ella, solamente ella!

Matte Kudasai

Una luz afligida sobrevuela mi espíritu a horcajadas en un dragón,

encaja una a una sus cinco garras en mis oídos y recita:

PRIMERA GARRA

Desquicios entre los pétalos de una flor de loto

que beso y rumiando mis palabras fallece en mis manos,

selvas que disparan sus verdes truenos en la falda del desconsuelo,

“Alea jacta Est”

Si la pena danzaba el día aquel con la tristeza,

le ha abandonado y se echó a mis brazos haciéndome una mueca.

Reloj de cinco picos y dos esferas, asesinaré a Cronos

le clavaré cada número en la espalda y le arrojaré al fondo del Río Amarillo.

SEGUNDA GARRA

¡Mi amado Amatsu-Mikaboshi cortaré tu lengua con el sable de tu más fiel súbdito!

No quiero intercedas en mi muerte, pagana sabiduría que defeco en mi ataúd,

temblarán las venas de los árboles levantando la tierra entre mis uñas,

sonará la misa de las tres y del campanario saltará enloquecido un cardenal.

Benten mi amada, te recostaré sobre mi más hermosa sábana de plata

besaré con furia tus pezones dolientes por la ausencia de tu amante

y danzaré para ti la más amarga de las melodías…

Suicídate… mi hermosa.

TERCERA GARRA

El león en cautiverio se ha entristecido al verse abandonado por la manada,

el frío se ha sentado en su pelaje y se lo come a dentelladas,

una mañana cargada de filetes de dudas, yo viéndolo en su jaula le digo:

“Déjame besarte las preguntas”

Da tres vueltas y confundido se sienta en mi regazo,

mientras yo acaricio su melena con los dedos repletos de espinas,

-Sangra, sangra querido mío, hasta que mueras y dejes el dolor-

Ternura en mi voz que te acompaña.

CUARTA GARRA

Besaré tus ocho cabezas, Koshi, antes de que engullas mi carne,

mas no me dejes cerca, déjame dentro de las llamas

bríndame la misericordia de tus escamas en las mejillas,

succiona de mis cabellos la tinta semioscura de tu poesía.

Soy una broma cruel de la creación,

se mofan de mí los dioses y sus esposas

al verme engrandecer con la pobreza de mis letras

y me enredan en el cuello la palabra: ESTUPIDEZ.

QUINTA GARRA

La aldaba de tu alma es pesada, temí no sujetarla,

más aún temí que tus oídos fueran ausentes de mi llamado,

pero volteaste, me has visto, me sujetas, me levantas,

me sientas en tus piernas, me dices una historia…te idolatro.

Extráñame y llórame, como si fuese mi funeral al que asistes,

que se traben en tu garganta los versos y mi recuerdo sea tormenta de aguijones,

pero no olvides sonreír bajo el sol de oriente, agoniza pero no mueras:

Matte Kudasai.

Insomnio

Distinto es el sueño sin sueño,

cuando no necesitas de cama

en donde inquietar más el pensamiento,

el que se enciende, cuando el dormir se apaga.

Los sabores de la luna se mezclan,

como si dentro de su obsceno voyerismo

sonriera al ver dos platos ensanchados en amor: Ojos.

Insomnio de enamorados. Insomnio de desquicios.

Ignorante transcurre el tiempo y se duerme,

el insomne le escribe una historia:

“Dichosa azotea que te abriste cual palacio,

dejaste entrar al príncipe que danza con su princesa en el infinito.

Él no tenía rostro: ella le buscaba…desde niña…

Su sonrisa fue el mapa: Los planetas coinciden.

En la boca el caribe azul le extiende sus vestidos salados

el insomne respira y su aire es un vaivén pacífico, pero de estruendo.

¡Quién supiera nadar entre la profundidad de sus anhelos!

La llave gira hacia el sur, las montañas se abren.

Los puños cerrados, las palabras abiertas,

el corazón le bombea letras en ida y vuelta: “A-m-o-r M-í-o”.

¿Entiendes el idioma, sabes lo que digo?

Celebración de Insomnio. El que ama: dormido.

Un poema para hacerte feliz

Si pensara en un poema que te haga feliz

muchas cosas decirte podría:

“Eres del sol su centro, tus cabellos los rayos,

tu rostro es el rocío matinal de mi despertar,

luna plena en mi anochecer,

conjugando en la almohada, el verbo amar”

O podría descolgar de mis pupilas

los más bellos parajes y dejarlos en tu puerta:

“Bosques majestuosos que en su verdor cantan,

díganle al hombre que amo que en la montaña aquella

espero unir su boca con la mía en un beso

que en su estruendo haga danzar a los mares y océanos”

Quizás en la cúspide de mi afán por tu sonrisa,

entregarte el alma en una simple nota musical bastaría:

“Que Bach, Mozart y Beethoven revivan

y te digan a vos, dulzura mía, que en ti reina la melodía,

el compás del paso izquierdo y el derecho de tu andar

antejuicio de mi poca razón y sobriedad”

La extensión de la palabra podría ser mucha,

quizás poco para que sientas, menos para que alcances,

como querer tocar en una letra el rabo de una nube

en un salto corto pero con voluntad gigante…

Entonces el poema para que seas feliz se reduce:

“En la selva hay una leona que se siente reina con su león,

cantemos juntos una canción de niños que alegre el corazón,

tus garras y las mías en despreocupación:

el te amo entre las hojas y arriba sonriendo Dios”

HAKUNA MATATA

El sueño ebrio

Fase I

Entre las cenizas de un cigarro que no existe,

se han consumido bajo el fuego latente de mis pestañas

incontables notas de extraño candor y pasiones volátiles.

Cáncer…

Fase II

Gota por gota se subleva la extraña luz del faro

entre los segundos de lo que sube y baja (analogía) ¿bebemos?

beligerantes inframundos, razas rojo-vino-oscuro ¿nos nacionalizamos?

Alcohol…

Fase III

Midiendo centímetros mentales con las quijadas,

en la juerga de unas lindas hadas disfrazadas de putas,

se cuentan el secreto la una a la otra: La lanza era de oro falso.

Mariguana entre mis dedos, en el techo: Fotografía Bipolar

Fase IV

Magia repetida en el concierto de pies dormidos,

caigo, trato de levantarme, entonces me lloran las rodillas.

Vicios sociales entre mujeres de abrigos caros y polilla rimbombante.

Sexo: Alicia comete incesto con el Gato de Chesire…

Fase V

Condenados todos en el mismo tonel:

cancerosos, alcohólicos, mariguanos, pecadores sexuales.

La niña bipolar que amo.

Epístola lunática, inconsecuente y prohibida. Retrógrada.

Atemporal.

Tírame la mortaja

Se ha caído una estrella del cielo,

llora, gime, arrodillada se lamenta

al ver cómo la soberbia de la palabra

se ejecuta y descabeza.

Una señorita bien aseñorada la inspiración falsa

plumas de gallina en disfraz de pavo real,

pecado sin absolución

ni siquiera la muerte, ni aún tu alma ardiendo (en vanidad).

Ciérrame la puerta, entraré por la ventana,

vierte ácido en mis palabras,

silencio impiadoso despertarás,

ponle cerrojo al grito,

encontrarás mil llaves en mis manos.

Que si vienes de un solo lugar

yo vengo con miles de todas partes,

no te atrevas a levantar tu débil voz de reina

ante la voz de los dioses y diosas ¡ilusa, ignorante!

Entre los libros que roes en tu guarida

todos los eternos gritan: ¡Primero muérdete la lengua!

dejaste de ser enigma para convertirte en pantano

¿Cómo es que apuestas tu fragilidad ante el crujir de dientes?

¡Ah! ¡Hermosa y soberbia hormiga!

¡Dulce y venenosa lombriz!

Que el afán en maldecir mi vida no te ocupe tanto:

La muerte vive ya conmigo, solo tírame la mortaja, encanto…

Cuestionamientos

Y entonces la oscuridad fue creada:

¿Quién te ha dicho de qué color pintar a un cuervo?

No alcanzas el Awen con la pobreza de tu alma,

esparces tus sesos sobre tu ignorancia –escupes-

Somos hijos de una misma noche

¿Quién te ha dado potestad sobre tu madre?

Fuiste engendrado bajo el signo de Bricriu

¿esperas a la manada de hienas para aullarle a los lobos?

¿Eliges nuevo nombre para lo que pronunciar no puedes?

Yo estoy un escalón abajo del vómito de la nada,

la cueva de un abismo es el lugar en donde descansan mis huesos,

de mis pechos brota leche agria.

La copa de la amargura es nuestra, no tuya, ni mía: ¡compartidla!

Turnémonos la boca reseca y colmada de sal

tu sexo vulgar me estremece, nene…

¿Cuánta lascivia te cabe en el asco que sientes?

¿Puede un engendro coquetearle a la carne?

Inoportunas las preguntas, estúpidas respuestas,

exacto el sueño que cae…me voy… me pierdo…

me duermo…

¿Cuestionamientos?

Sábado

Se develará el inmenso paisaje en un beso,

Cuando sumes diez dedos a tus versos

El día ese que aparece marcado como otros

Transformando parajes en insólitos lugares.

Un trago, un cigarro y una carcajada , dirás

“Dibujaré un calendario en donde siempre sea sábado”

Mientras yo subo y bajo de tus pensamientos,

Como un pez que no escucha del reloj sus sonidos.

Será ese momento, cuando ya nadie equivoque tu nombre

Ni otros volteen a un llamado que no es suyo,

Reconozcas mi voz como la voz del profundo amar,

Mis zapatos despertarán al sonido de tus pasos.

Sábado que podría ser domingo, lunes o martes,

Porque no recuerdo bien el día en que te dije “te amo”

pero recuerdo el momento en que callaste

y algo en mis sueños me ha dicho, que ese fue un sábado.

Encuéntrame en la espera:

Mutación de oscuro a blanco

Versos mil sobre hojas de cuaderno

Rotación de cálidos besos al recuerdo

Enredadas ausencias y nostalgias

Dibujando risas y corazones en el viento.

Siempre

¿Qué hay en el siempre que no alcanza?

Cuando la noche revela un secreto y se parte,

¿qué hay detrás de ese siempre que arremete?

cuando la luna hace el amor con los árboles

y se invierte todo y le deja su savia a la hoja,

la seduce, la posee y la preña.

¿Qué dicha hay en el siempre que vibra?

Arder, volar, suicidarse y nacer otra vez

como si la vida fuese solamente un escalón

y la cima del cosmos una simple estrella,

colmar el cielo, agitar nubes.

¿Qué hay de respuesta en el siempre que entrega?

Sangre negra, roja, patíbulos, horcas, disparos,

la sien derecha que se abre y fluye,

sus trenzas negras que asfixian

los ojos negros que aman.

¿Qué hay en el siempre que detiene?

Silencio que se deja ver y cínico sonríe

da sus golpes bajos y extirpa la vena del dolor,

la que da al corazón, el que es tuyo, el que te dí.

Todo arderá (inconcluso)

Y entonces me tiraré de cabeza en el caldero

sabiendo que si ya no vuelvo es porque logré arder,

cuando no me alcanzó el infierno maldito

cuando se me hicieron pocas las llamas y ancha la tristeza.

Traté de sacarme los ojos y alzarlos al viento

por saber simplemente qué había más allá del ver,

me pasé el filo de una mentira entre los brazos

no corrió sangre, todo estaba seco, como lo que se dijo.

Ya la mesa está puesta, reunidos todos los blasfemos,

conversaremos hasta ese amanecer que no llegará

y vamos dispersando los polvos blancos del delirio

entonces todo arderá… ¡arderá!

Ixtab y Chamer cometen lascivia sexual en el altar de Dios

los ángeles se regocijan y cantan, la luna explota

los árboles besan la mejilla del macho cabrío,

una niña de ojos negros nace mientras su madre muere.

Si me disparo dime la sien que prefieres,

si el réquiem desafina entonces agrégale más condena,

ofrendo mi pasado, ofrendo mi presente, el futuro se cuestiona,

mil palabras en tus dientes, paraísos deformes.

Inconformidad entre la boca podrida de la palabrería

¿sarcasmo? ¿ironía? Seamos genios del instinto,

artesanos de la estupidez y tejedores de vigilias expansivas,

déjame antes dormir diez minutos en tu regazo…

Mañana todo arderá, hoy apenas ha comenzado.

viernes, 6 de agosto de 2010

El mar

Escuché entre los rumores del mar que mi alma está en coma,

seduje al más horrendo pez abisal y le hablé de un sueño

detuvo el zigzagueo de sus dientes entre mi espíritu y escuchó:

Soñé

Un manojo de nubes muertas se venía sobre mi cabeza,

me arrodillo y asisto al parto de una virgen y su hijo bastardo,

a mi izquierda: casas, a mi derecha: flores

toda una sinfonía en los costados y en el centro: agonía.

Me Enfermo

Se degenera la lluvia de palabras en torbellinos de silencios alambrados…

Sufro, grito, clamo y pregunto: ¿Por qué vida mezquina desnudas al pobre,

por qué decidiste arrancarme los dedos y confeccionarte un cinturón,

el mismo que dejaste en la silla anoche para mi pronto suicidio?

La dicha del dolor

Te vi rodeado de hermosas hechiceras danzando con sus velos de color,

se besaban la una a la otra, sus vaginas húmedas mentían en olores a rosas.

Desde fuera, la bruja de la nariz torcida, observa, calla y se entierra…maldice:

“Al amanecer saldrá el Rey y fornicará con cada una de ellas…pudrición”

Transformación

Cae rocío desintegrando desiertos entre los pechos arrugados de la bruja,

se sienta a la orilla de su cama, la espalda se le quiebra, el aire se le escapa,

gime, y su desolación ahoga hojas y se traga vacíos para vomitar uno solo.

Observa su reflejo y la fe le eyacula en las mejillas… es un ángel ahora…

Odio

Gruñen las palomas blancas desde el atrio de la iglesia,

el sacerdote se masturba con la ostia sagrada y se embriaga,

sentada en una banca me golpeo el pecho tres veces seis,

abro las piernas para que entre tu voz y me llega: No es odio…es amor.

*************************************************

En la playa una mesa puesta y tres sillas: Baudelaire, Platón y vos.

Reparto galletas de la fortuna: Sueño, enfermedad, dicha, dolor, transformación y odio:

Los primeros dos se levantan, quitan la espoleta: Kamikazes.

Queda una galleta sin partir, la última: ¿qué pides?

Poseerte

Marcar en cada centímetro de piel tuya

mi lengua con el sello del pecado antiguo,

engendrarte sangrientas batallas,

ofrecerte la estocada final de la lujuria.

Abrir de par en par las puertas de la perdición,

saber que te ha sido arrebatado el infierno,

que yo ahora poseo dos,

y que mi sudor es el homicidio perfecto de tu razón.

En copa de Rey la esencia de clítoris que te esclaviza,

en la navaja que te recorre, el mapa en el que te pierdes,

en mis gemidos la biblia sin ángeles caídos,

mi nombre el de tu dios eterno, sin sentido.

Hallarás en un orgasmo el último suspiro de la vida,

el beso anhelado de la muerte en curvas,

la indecencia que se esconde detrás de la luna,

el sexo que no es sexo, pero es locura...

Con piedras, palos y flores

La impureza que recorre los tabloides del muerto,

alimento de las aves carroñeras que aman lo inerte

pócimas perfectas de brujas y hechiceras de carbón,

letras disparejas en oídos de un estéril.

Múltiples imperfecciones en tu canto…cantor…

Como sentir las manos carcomidas por ratas de metal,

entonces sabrás bien cómo la pus que te sube es opio

y te alcanza la grosería desfigurada y sin compás.

Enajenados y estúpidos todos los que sienten respirar

¡Entiendan que mueren bajo el manto de su vano sufrir!

Impura la lágrima que recorre tu perfil de porcelana,

estigmas que sintió Luzbel al ser crucificado –acaso risa, acaso burla-

Bájame las estrellas y clávalas en cada poro,

que si no iluminan, que si se han apagado,

entonces he de tragarme la saliva de un oprobio…

antes era magia, hoy solo es un polvo alucinógeno…extraño…insípido…

¡Qué peor condena que verte analfabeta del alma!

Engendro de la ignorancia que con múltiples páginas amargas te retiras,

apuñálate con la historia que no digieres,

defeca años y años de elevar los pies sobre las llamas.

¡Cobarde! Persigue y ultraja a una Valquiria

que tu signo de muerte se te ha incrustado en falsía,

barro pestilente, hígado rociado en la clandestinidad,

marea baja, marea alta… en un mar sin agua… ¿qué más te da?

Fiebre (Dorah Armenare Occa Raus)

Deseo escalarte la espalda

verter gotas de fiebre en tus vértebras

llegar al final y desembocarte una noche, la última…

Expandirme como cáncer y seducirte en la muerte,

tomar las agujas y descoserte heridas,

recostarme en el regazo de mi madre

escucharla cantar y dormir en el hueco que queda de ternura…

El cementerio me espera…

la puerta entreabierta me llama,

le contaré de vos y de mí

de lo que llamamos “nuestra historia”…

Soñé que te descubrías el rostro en la orilla de mi cama,

prendí un cigarro en tu ombligo

dejé escapar el humo por tu oreja,

te dije: “El infierno es nuestro y nos espera”…

Quizás no fui yo… quizás era psicodelia.

Regresemos: “…desembocarte una noche, la última…”

que te reviente en madrugada y tus jugos gástricos: ¡la luna!

¡Inventemos, ardamos!

Te regalaré los colmillos de un vampiro y jugaremos escondidas…brillar…

Me regalaste veneno y ¿sabes? Me recuerda al sabor del maracuyá…

Asteroide

Sobre el volcán que es montaña,

deshollínate la desventura

entonces vierte las cenizas sobre un baobab.

El príncipe se ha dormido,

mientras la rosa le estrangula con pasión

y su verde esencia desintegra y transforma.

¿Qué te ofrece una realidad polvorienta?

La bruja desde el templo reza:

"Cordero encajonado, deja tus ojos en mi regazo,

que tu blanco pelaje oculta tu piel negra".

Besarás la tierra santa de un verdugo,

empuñarás tu espada y saldrá el dragón

en sus pupilas verdes habita desiertos de soledades húmedas.

Sin estrellas, sin luna, sin matices,

jugaremos a las adivinanzas y una sola respuesta:

"¿Quién podría ser un celta recorriendo tierras en el mismo lugar?"

Posaré mi boca con labios ajenos...

verteré ácido en la piel de un Rey

te daré a beber su dermis en esencia de boas...

Del asteroide saben todos,

lo ven millones,

solo uno... vive en él.

"Existe un sol al que no se le ve cuarenta y tres veces..."

El infinito caer de una lágrima

Superficie tersa sobre la que descansa el ahogo…

transpira y afila la nobleza de su agrio andar,

impasible, observa y se dice a sí misma:

-¡Oh mi gran poder ensombrece tu boca!-

El incesante aleteo de la angustia clama y vocifera…

tiraste la moneda al aire y apostaste mi yugular,

la frente me suda vejez y mi semblante se borra…

tiembla el mar…se asoma, no perdona y reclama:

-¡Mía eres desgraciada ilusa!-

Los cadáveres dejaron de hablar ante el crujir del otoño,

prefirieron cruzar las manos y ser estatuas de sal.

Cruzo el camino de un par de agujas y hurgo…

¿Cómo sabes del tiempo amado mío si lo quemas?

Déjame cerrar los ojos…levitaré solo para bajar.

Entre tiburones decidí retirarme la escafandra:

-¡He aquí la caída de un cezontle!-

En las miles de sinfonías de la oscuridad

caerán los sonidos de cabeza y sus tobillos serán cadenas,

y danzarán en mi cuello renovando torturas.

La sonrisa será una malévola larva sorbiendo el Santo Grial:

-¡Te idolatro Dolor por no abandonarme!-

El maullido de los gatos recordará la agonía…

la de la lágrima que esta noche cae y muere al final.

Tu pequeña esencia (diminuto y palabras simples)

En tus ojos, las palabras.

En tu boca, los silencios.

Si tus manos, los poemas.

Por tu piel, un paraíso.

Regreso al cabello, los enigmas.

Entre tus muslos, las llamas.

En tus pies, la música.

Por la espalda, los ensueños.

En tu pecho: EL AMOR.

Vivir del sufrimiento

Y entonces me inyecto letalmente y no muero

por si algo quedara pendiente se lo digo a la luna

me da la espalda y me clava las garras.

A veces pienso que la vida no es misterio,

entonces comprendo que tengo el cuerpo seco

y que el alma se me ha hundido en un océano.

El olvido es poca condena para tantos recuerdos,

cuando se siente todo en un mundo estático

la amargura se me queda como hiedra en los pies.

Elegiría siempre algo más cómodo

pero la naturaleza me traiciona y complica.

Surge entonces la maldita agonía de saber todo y nada entender.

Las nubes recorren frívolamente el paisaje

las gotas del sufrimiento van colmando la copa y se quiebra...

Pero no es suficiente. Veré entonces al espejo y estrello el pensamiento.

Cruzar los dedos estaría bien. Amarrarlos sería mejor.

se me apetece un poco del más allá que me queda más cerca,

me bebo la lluvia de la melancolía y la nostalgia.

Los momentos son luces falsas en el fuego que devora.

No lloren, no griten, no digan, no piensen.

Zarpará el barco y no quiero que ondees tu pañuelo blanco.

La normalidad en períodos anormales ¿demencia total?

Fingiría entonces que tu vida y tu muerte me bastan,

el girasol se deshoja y resentido retorna bajo la tierra.

Escupe sobre mis manos y tocaré la puerta,

el cosmos dentro de los intestinos me revienta

y pasará que se derramará mi rabia por los suelos.

No te fíes de la debilidad de un moribundo

recuerda que podrías darme el poder de volver a la creación…

…y entonces destruirte sobre la tormenta que queda…

Murmuro antes del final mi verdad:

“Hielo eres y en témpano te convertirás”