viernes, 10 de diciembre de 2010

Soy quien arrastra los muertos que se descuelgan de los tejados en las noches de mal karma y bañeras de heroína.

Anduve por los bosques celtas sin flauta y delirando entre las copas de los árboles que derramaban su cáncer de aire por las notas perdidas de mi alma.

Hoy no queda nada, yo ya no soy quien avive fuegos ni quien incendie llamas con el brazo de la inocencia, pues ésta me la he llevado entre las llantas del monociclo.

Aquel que fuiste no eres, a quien vi ayer ya no es, los que conocí les he perdido la figura entre mi asma y la soledad de mi habitación.

La bruja dejó ir su tercer ojo en el caldero de mi eterna melancolía.

Adiós mamá. Adiós papá. Adiós...

Segundos

I

No pido la voz del cañón en las pesadillas de una sábana.

Solo es el silencio en el ojo de alcanfor.

Mi boca dormida.

II

El mantel se elevó en la primera cuerda que el espiral de su garganta derramó sobre la multitud.

No hay más latidos de miel y hoy había demasiada gente atravesando mis huesos como vías de tren accionadas al rubor del ocaso.

Tembló el violín y todos presenciamos el derrame cerebral del tiempo.

¿Acaso el sórdido mar solamente era un aullido sin acorde?

III

Uno anda por el apellido del mundo en medio del trémulo sol, que mi lado reciclado suele llamar territorio.

Viernes

Mi piel transita por valles de espuma y taberna de cebada/soy del dedo al pie un acto estelar sin astro.

La madera besa el hábitat de mis huellas digitales/mientras abrazo un sorbo de un blues y tras la puerta dejo la escopeta con su baba de pólvora urbana.

Apenas recuerdo al amor/mas éste no se olvida de mi/pues/conociendo mi sombra tras la cuerda/sabe que siempre le haré una canción.

martes, 7 de diciembre de 2010

A mis soledades voy (Lope de Vega)

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

¡No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos!

Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.

De cuantas cosas me cansan,
fácimente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.

El dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento,
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.

La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo,
su locura en su arrogancia,
mi humildad en su desprecio.

O sabe naturaleza
más que supo en otro tiempo,
o tantos que nacen sabios
es porque lo dicen ellos.

Sólo sé que no sé nada,
dixo un filósofo, haciendo
la cuenta con su humildad,
adonde lo más es menos.

No me precio de entendido,
de desdichado me precio,
que los que no son dichosos,
¿cómo pueden ser discretos?

No puede durar el mundo,
porque dicen, y lo creo,
que suena a vidrio quebrado
y que ha de romperse presto.

Señales son del jüicio
ver que todos le perdemos,
unos por carta de más
otros por cartas de menos.

Dijeron que antiguamente
se fue la verdad al cielo;
tal la pusieron los hombres
que desde entonces no ha vuelto.

En dos edades vivimos
los propios y los ajenos:
la de plata los extraños
y la de cobre los nuestros.

¿A quién no dará cuidado,
si es español verdadero,
ver los hombres a lo antiguo
y el valor a lo moderno?

Dixo Dios que comería
su pan el hombre primero
con el sudor de su cara
por quebrar su mandamiento,

y algunos inobedientes
a la vergüenza y al miedo,
con las prendas de su honor
han trocado los efectos.

Virtud y filosofía
peregrina como ciegos;
el uno se lleva al otro,
llorando van y pidiendo.

Dos polos tiene la tierra,
universal movimiento;
la mejor vida el favor,
la mejor sangre el dinero.

Oigo tañer las campanas,
y no me espanto, aunque puedo,
que en lugar de tantas cruces
haya tantos hombres muertos.

Mirando estoy los sepulcros
cuyos mármoles eternos
están diciendo sin lengua
que no lo fueron sus dueños.

¡Oh, bien haya quien los hizo,
porque solamente en ellos
de los poderosos grandes
se vengaron los pequeños!

Fea pintan a la envidia,
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.

Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir
piden prestado el tintero.

Sin ser pobres ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones, ni pleitos.

Ni mumuraron del grande,
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, afirmaron
parabién, ni pascua dieron.

Con esta envidia que digo
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.