jueves, 29 de noviembre de 2012

Conversaciones de narguile


Salió el miura de entre las calles
para besar habanos y estalactitas
extraídos de la piel de los jardines.

En paisajes de invernáculos
se encuentran muertos de desierto
los hongos y las palmas de brujas
que quisieron cuajar sus pellejos
en el vapor de las pipas que buscaban
el orificio de la melodía que no se miente
y del sonido que se dispara de par en par
sin miedo.

Del humo de frutas se dibuja en los cristales
mascarones de proa
y esqueletos de algas…
Yo los veo, suben a los techos
y los amantes aspiran su polvillo
sobre las videocaseteras y los discos de vinilo,
se echan en sus camas angostas
y expanden sus alas,
mis ojos se cuelan hacia su
pornografía y sus corazones de diamantina
mi boca sigue haciendo hervir
el mar…

Escribo sobre sus miradas
que no pintan criptas y sellos,
trazo sobre sus labios
que no muletean historias
y saltan por balaustras
bañadas de cebada.

Falafel para las sirenas,
té de hierbabuena para
Caronte,
para mí solo una cerveza.

Ya ha salido el sol.