viernes, 26 de julio de 2013

Un acorde gatuno

Gatito, gatito
mici- micifus

En tus patitas recoges
diminutos fragmentos de luna
y en tus bigotes transportas
arena de sol.

lunes, 22 de julio de 2013

El chamán perdido

Él es el polvo
mágico que la acera deja
pegada al zapato,
el ventarrón que derriba
ángeles intactos de carne.

Sus pupilas sostienen
el paso del aluvión que le deja
el corte fino de la muerte.

Hoy escuchaba derrumbarse
las puertas del cementerio y
sentir el olor vivo del epitafio,
 la parafina seduciendo las orillas
de la lágrima y a él corriendo a un costado:

“He estado en muchos lugares
y he sentido el paladar hundido
en la voz de los tumultos de gente
que son como un costal de frijoles
explotando en mis pies.

Soy Legión sin esqueleto,
puedo permanecer impávido
ante el rostro que engendra
la humanidad y aún así ser un aullido.”

Le respondí que  no he visto a nadie de mi generación
tener la mente destruida por la locura:
solo he visto su aburrimiento multiplicarse,
arrimarse a la fruta madura como gusanos
y sentirse ebrios de absenta reseca.

El punto álgido del desquicio
estaba en la primavera.

Estaba allí. Se fue cuando él se tumbó

en mi cama y se quedó dormido.

viernes, 19 de julio de 2013

Descripción de un estado físico (Antonin Artaud)

Una sensación de quemadura ácida en los miembros, 
músculos retorcidos e incendiados, el sentimiento de ser un vidrio frágil, 
un miedo, una retracción ante el movimiento y el ruido. 
Un inconsciente desarreglo al andar, en los gestos, 
en los movimientos. 
Una voluntad tendida en perpetuidad para los más simples gestos,
la renuncia al gesto simple, una fatiga sorprendente y central, 
una suerte de fatiga aspirante. Los movimientos a rehacer, 
una suerte de fatiga mortal, de fatiga espiritual 
en la más simple tensión muscular, el gesto de tomar, de prenderse inconscientemente
 a cualquier cosa, sostenida por una voluntad aplicada. 
         
         Una fatiga de principio del mundo, la sensación de estar cargando el cuerpo, un sentimiento de increíble fragilidad, 
que se transforma en rompiente dolor, un estado de entorpecimiento doloroso, de entorpecimiento localizado en la piel, 
que no prohíbe ningún movimiento, pero que cambia el sentimiento interno de un miembro, y a la simple posición vertical 
le otorga el premio de un esfuerzo victorioso. 
Localizado probablemente en la piel, pero sentido como la supresión radical de un miembro y presentando al cerebro sólo imágenes de miembros filiformes y algodonosos, lejanas imágenes de miembros nunca 
en su sitio. 
La suerte de ruptura interna de la correspondencia de todos los nervios. 
          
            Un vértigo en movimiento, una especie de caída oblicua acompañando cualquier esfuerzo, una coagulación de calor 
que encierra toda la extensión del cráneo, o se rompe a pedazos, placas de calor nunca quietas. 
Una exacerbación dolorosa del cráneo, una cortante presión de los nervios, la nuca empeñada en sufrir, las sienes que se cristalizan o se petrifican, una cabeza hollada por caballos. 
            
           Ahora tendría que hablar de la descoporización de la realidad, de esa especie de ruptura aplicada, que parece multiplicarse ella misma entre las cosas y el sentimiento que producen en nuestro espíritu, el sitio que se toman. Esta clasificación instantánea 
de las cosas en las células del espíritu, existe no tanto como un orden lógico, sino como un orden sentimental, afectivo. 
Que ya no se hace: las cosas no tienen ya olor, no tienen sexo. 
Pero su orden lógico a veces se rompe por su falta de aliento afectivo. 
Las palabras se pudren en el llamado inconsciente del cerebro, todas las palabras por no importa qué operación mental, 
y sobre todo aquellas que tocan los resortes más habituales, los más activos del espíritu.

           Un vientre aplanado. 
Un vientre de polvo fino y como en foco. Debajo del vientre una granada reventada. 
La granada expande un flujo de copos que se eleva como lenguas de fuego, un fuego helado.   El flujo se
          agarra del vientre y lo hace girar. 
Pero el vientre no da más vueltas. Son venas de sangre como vino, de sangre combinada con azufre y azafrán pero con un azufre endulzado con agua. 

          Sobre el vientre sobresalen los senos. Y más hacia arriba y en profundidad, pero en otro plano del espíritu un sol enardecido de manera que se podría pensar que es el seno el que arde. Y un pájaro 
         al pie de la granada. 
El sol parece que tuviera una mirada. 
Pero una mirada que estaría mirando el sol. 
Y el aire todo es una como una melodía gélida pero una extensa, honda melodía bien compuesta 
          y secreta y colmada de ramificaciones congeladas. 
Y todo construido con columnas, y con una especie de aguada arquitectónica que une el vientre 
          con la realidad. 
La tela está ahuecada y estratificada. 
La pintura está muy prensada a la tela. 
Es como un círculo que se cierra sobre sí mismo, una suerte de abismo 
en movimiento que se parte por el medio. 
Es como un espíritu que se ve y se ahueca, está modelado y trabajado 
sin cesar por las manos crispadas del espíritu. 
           
           Mientras tanto el espíritu siembra su fósforo. El espíritu está seguro. Tiene un pie bien apoyado 
           en este mundo. 
El vientre, los senos, la granada, son como evidencias testimoniales de la realidad. Hay un pájaro muerto y hay un abundante surgimiento de columnas. 
El aire está plagado de golpes de lápices como de golpes de cuchillos, como de esquirlas de uña mágica. 
El aire está suficientemente alterado. 
Así donde germina una semilla de irrealidad se dispone en células. 
Las células se colocan cada una en su lugar, en abanico, rodeando el vientre, 
delante del sol más lejos del pájaro y sobre ese flujo de agua sulfurosa. 
Pero la arquitectura que sostiene y no dice nada es indiferente a las células. 
Cada célula contiene un huevo donde se destaca el germen. 
Repentinamente nace un huevo en cada célula. 
En cada uno hay un hormigueo inhumano pero límpido,
las diversificaciones de un universo detenido. 
Cada célula contiene bien su huevo y nos lo ofrece; pero al huevo no le importa demasiado 
                 ser elegido o rechazado. 
Algunas células no llevan huevo. En algunas crece una espiral. 
Y en el aire cuelga una espiral más grande pero como azufrada, de fósforo todavía y cubierta
                 de irrealidad. 
Y esta espiral tiene toda la relevancia del pensamiento más potente. 
El vientre lleva a recordar la cirugía y la Morgue, la bodega, la plaza pública y la mesa de
                operaciones. 
El cuerpo del vientre parece tallado en granito o en mármol o en yeso, pero un yeso
                endurecido. 
Hay un casillero para una montaña. 
Las burbujas del cielo dibuja sobre la montaña 
una aureola fresca y translúcida. Alrededor de la montaña el aire es sonoro, compasivo,
                antiguo, prohibido. 
La entrada a la montaña está prohibida. La montaña tiene su lugar en el alma. 
Ella es el horizonte de algo que no deja de retroceder. 
Produce la impresión del horizonte infinito. 
Y yo describo con lágrimas esta pintura porque esta pintura me toca el corazón. 
En ella siento desplegarse mi pensamiento como en un espacio ideal, absoluto, pero un espacio
                que tendría una forma posible de ser insertada en la realidad. 
Caigo en ella del cielo. 
Y alguna de mis fibras se desata y encuentra un lugar en determinados casilleros. 
A ella regreso como a mi fuente, 
allí siento el lugar y la disposición de mi espíritu. 
El que ha pintado esa tela es el más grande pintor del mundo. 
A André Mason lo que es justo.