martes, 23 de septiembre de 2014

Ser un tiralíneas sólo porque me gustas

(Fotografía por Helmut Newton)


Busco la señal:
una pestaña expulsada
de tu atmósfera o
el chasquido de tus dedos
a mi plexo solar.

Trato de seguirle el paso
al músico neurótico de tu respiración
y así quizá logre inhalar
el polen de tu caos.

Nunca supe llenar de flores
los caminos de los tipos
que me humedecen las sílabas:  ¡Ah! ¡Oh! ¡Ah!

Las palabras no me funcionan y
sólo puedo ser un compás amorfo
que agita cada vez más
mis ganas de encajarle
los dientes a tus pantorrillas.

Vení y acóstate hoy conmigo.

Mañana ya no querré volverte a ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario